• luiswguajardo

DAVID HOCKNEY #CultureThursdays



David Hockney es una figura fundamental para comprender el arte de los siglos XX y XXI. Transgresor del pop art, trabajador incansable y artista explícitamente sexual, Hockney convierte sus deseos y sus pasiones en intensas zonas de color que disparan directamente al corazón y la mente del espectador. En 1963, su obra se hace más personal, más autónoma y autobiográfica ; pinta retratos y autorretratos, escenas de interiores, de piscinas, de viajes, muchachos desnudos bajo la ducha.



 

Es considerado uno de los artistas británicos más influyentes del siglo XX y es uno de los pintores vivos más importantes del mundo. Conocido por sus vibrantes pinturas de las piscinas de Los Ángeles. El pintor, dibujante, diseñador y fotógrafo inglés de 83 años de edad hizo grandes contribuciones al Pop Art en los años 60, y continúa pintando y exhibiendo hasta el día de hoy. Desde sus pinturas abstractas tempranas hasta sus collages fotográficos posteriores, el estilo de Hockney está en constante evolución.


 


Estas son algunas de sus pinturas mas relevantes.



We Two Boys Together Clinging (“Dos chicos aferrándonos el uno al otro”)


Pintada durante una época en la que ser gay era ilegal tanto en Estados Unidos como en el Reino Unido, representar a dos hombres abrazados fue una decisión riesgosa para el artista.

El estilo gestual y la paleta de colores apagada está muy lejos de las coloridas composiciones por las que Hockney es conocido hoy en día.

 

A Bigger Splash (“El gran chapuzón”) Las piscinas de Los Ángeles eran uno de sus temas favoritos, y se dio a conocer por sus grandes e icónicas obras que las representaban con un estilo vibrante y realista. La fluidez de la salpicadura contrasta con la rígida geometría de la casa californiana en el fondo, así como los bordes rectos de la piscina y el trampolín amarillo. “Primero que nada, me encanta la idea de pintar como Leonardo, todos sus estudios de agua, cosas arremolinadas”, escribió Hockney en su autobiografía. 




 



American Collectors (“Coleccionistas estadounidenses”) Hockney retrata a sus amigos Fred y Marcia Weisman fuera de su hogar en Los Ángeles. Están rodeados por sus preciadas posesiones artísticas, como una escultura modernista y un tótem de Henry Moore. La pintura también desafía los roles de género tradicionales; Marcia, una matrona en bata, muestra sus dientes y adopta una pose que es a la vez elegante y poderosa. Fred, el hombre de la casa, está de pie en el extremo izquierdo del cuadro con los puños cerrados, imitando la posición del tótem como si ambos tuvieran la misma importancia.


 


A BIGGER GRAND CANYON Inspirado por la escala monumental del Gran Cañón, Hockney comenzó a fotografiar esta maravilla natural en 1982. “No hay duda de que la emoción de estar de pie en ese borde del Gran Cañón es espacial”, dijo una vez. “Es el mayor espacio desde el que puedes mirar hacia fuera que tiene un borde”. Se compone de 60 pequeños lienzos unidos para crear una gran escena, que representa solo una porción del cañón. La vibrante pieza evoca lo que es en realidad visitar este paisaje épico, ver sus pequeños detalles así como sus dramáticas vistas, todo al mismo tiempo.



 


Billy + Audrey Wilder Hockney produjo un efecto vertiginoso al retratar a los sujetos desde múltiples puntos de vista. Cada Polaroid fue tomada por separado pero se experimenta simultáneamente. “Yo estaba en la cámara día y noche”, explica Hockey, “los joiners estaban mucho más cerca de la forma en que realmente vemos las cosas, más cerca de la verdad de la experiencia”.




13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo